Tratamiento - Anorexia y Bulimia

Vaya al Contenido

Menu Principal

Tratamiento

Tratamiento
 


Tratamiento psicológico para la anorexia nerviosa y bulimia


Durante el proceso psicoterapéutico los padres y la familia precisan de una orientación psicológica para aprender cómo actuar con los pacientes afectados por T.C.A. Para las personas más próximas a la paciente  la enfermedad también supone un  gran desgaste y sufrimiento.

En algunas ocasiones hay que contar con la colaboración de profesionales de la salud como endocrino, nutricionista, ginecólogo  cuidando que no haya contradicciones entre los diferentes profesionales que conlleven a aumentar la inseguridad y confusión de la paciente.


Los objetivos terapéuticos más importantes a conseguir en el caso de la Anorexia Nerviosa son:

◊ Cuidar la salud de la paciente.

◊ Mantener unos hábitos de alimentación adecuados.

◊ Facilitar los recursos necesarios cognitivos y conductuales para eliminar los atracones y conductas purgativas.

◊ Proveer la información necesaria para situar la actividad física en un nivel moderado.

◊ Favorecer una imagen corporal adecuada libre de distorsiones perceptivas.

◊ Facilitar el reconocimiento de su mundo emocional y de sus necesidades afectivas para perfilar su identidad.

◊ Favorecer su proceso de maduración apoyándole para que asuma responsabilidades de forma progresiva.

◊ Enseñarle la expresión asertiva de lo que piensa y siente.

◊ Enseñarle a reconocer y tratar  los miedos que le han llevado a padecer el trastorno.

◊ Fomentar la autovaloración personal en cualidades diferentes a la imagen corporal y el éxito profesional o académico.



Cuándo debemos ponernos en tratamiento

Lo deseable es iniciar el tratamiento en cuanto aparecen los primeros síntomas.

Los comportamientos y actitudes característicos de los pacientes que pueden servirnos como indicadores de la instauración del trastorno de anorexia nerviosa son:

- Negación y ocultación de su estado físico y los riesgos que éste entraña desarrollando la habilidad de mentir y disimular la realidad. Por ejemplo, pueden simular que tienen la regla y sin embargo pueden  llevar varios  meses sin menstruar.
- Restricción alimentaria. Pueden mantener una dieta muy restrictiva con bastante determinación y durante largos períodos de tiempo. Ni en un cumpleaños o en una cena de amigos se saltan la dieta. También pueden evitar las comidas en familia valiéndose de mil pretextos como: “ comí en la facultad “. “ Prefiero cenar más pronto y así luego puedo estudiar “.
- Muestran irritabilidad ante la comida por ejemplo, haciendo comparaciones con el resto de comensales. Ella piensa que su plato está más lleno.
- Manipulación de los alimentos. Echará agua en vez de aceite para cocinar un filete.
- Cambios en la forma de comer. Por ejemplo tomar varios cafés al día, mascar chicle continuamente porque piensan que les ayuda a disminuir el hambre. Comer solamente alimentos hervidos.
- Comportamientos obsesivos relacionados con supuestos conocimientos de nutrición. No permitir que en casa haya alimentos “ hipercalóricos “.
- Practica de deporte o incremento de actividad física de forma obsesiva. Pueden dar grandes paseos y sino pueden hacerlo sentirse muy mal por ello o ese día no comer. Levantarse inmediatamente de la mesa después de la comida y limpiar la cocina con el objetivo de  “de quemar calorías “.
Los comportamientos y actitudes característicos de los pacientes que pueden servirnos como indicadores de la instauración del trastorno de bulimia son:
- La negación y ocultación son comportamientos que una paciente bulímica puede llevar años haciendo. Ante la confrontación por parte de la familia sobre  envoltorios de laxantes, restos de vómitos responderá de modo impasible negando los hechos.
- Tienden a comer solas evitando comidas familiares o con amigos. O si asisten a comidas en compañía no participan en la sobremesa desapareciendo con excusas del tipo que deben lavarse los dientes, o que necesitan descansar o dar un paseo aprovechando estos momentos para vomitar.
- Fluctuaciones importantes de peso. En los días en los que la paciente ha ganado peso tiende a no salir de casa o vestir con ropas muy amplias.
- Atracones. Los pacientes bulímicos ponen gran empeño en proyectar una imagen de normalidad en su modo de alimentarse pero si los familiares están atentos pueden observar que siguen patrones de alimentación caóticos. Pasan períodos de ayuno alternándose con grandes atracones o incluso pueden levantarse a comer por la noche.
- Desaparición de cantidades importantes de comida de la nevera o despensa.




 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal